viernes, 5 de agosto de 2011

Improvisación Blues. Acordes.

La mayoría de las explicaciones acerca de cómo improvisar en el blues se suelen referir a la utilización de escalas pentatónicas. No es de extrañar pues son el recurso más usado. Gran número de frases están basadas en ellas. El hecho que éstas contengan cinco notas hace que se pueda frasear y crear melodías de manera natural, sin que haya que omitir notas que entren en conflicto con la armonía. Además son relativamente fáciles de digitar en la guitarra.


Sin embargo, es muy común encontrarse con vocabulario que refleja más claramente la armonía. A menudo esto sucede porque las frases están basadas en el sonido del acorde, usando algunas o todas las notas del mismo. Veamos un ejemplo de Buddy Guy de su introducción en Sweet Little Angel para centrar la discusión (Fig. 1).


La frase anterior es muy común, y probablemente la aprendió de B.B. King. Se utiliza con frecuencia como comienzo del solo, a modo de pregunta. Refleja con claridad la sonoridad del primer acorde (D7). Ello se debe a que toma como referencia el dibujo de la triada de D (Fig. 2). El análisis de la frase se puede hacer siguiendo una metodología más rigurosa, estableciendo una relación acorde/escala, pero es improbable que ese sea el enfoque que tomen los guitarristas de blues.


Freddie King emplea una frase muy parecida al comienzo de su solo en You’ve Got to Love Her With a Feeling, en el tono de Bb (Fig. 3).


Los ejemplos anteriores son sobre el acorde I del la progresión de blues. Sin embargo, el concepto también se utiliza sobre los acordes IV y V. La frase en la Fig. 4 proviene del solo de Peter Green en Watch Out, y vemos como utiliza la triada de D como referencia sobre el acorde de D7, que funciona como acorde IV.

En su solo de If You Be My Baby vuelve a recurrir a la misma idea de utilizar la armonía como referencia para tocar sobre el acorde IV (Fig. 5).


Otra muestra del recurso anterior es la frase que Jimmie Rogers toca en la introducción de That’s All Right (Fig. 6), grabación clásica del blues de Chicago.


Stevie Ray Vaughan en la introducción de Honey Bee utiliza una idea parecida a la anterior (Fig. 7), sólo que esta vez la aplica tanto al acorde V (B7) como al acorde IV (A7). De igual manera sucede con el solo de Paul Murphy en Tell Me Why (Fig. 8).



Resulta también muy común que se tome como punto de referencia el sonido y dibujo de un acorde dominante con tónica en quinta cuerda, como es elcaso de A7 (Fig. 9). Un ejemplo de ello se encuentra en la introducción de Sweet Home Chicago que toca Magic Sam (Fig. 10).



Jimmie Vaughan toca alguna algunas frases en su solos en Don’t Cha Know (Fig. 10-11) y Flamenco Dancer (Fig. 12) que claramente ejemplifican el uso del acorde A7 como referencia para desarrollar frases.







1 comentario: