miércoles, 31 de agosto de 2011

Blues. Turnaround.

A los últimos dos compases de un blues se les llama turnaround, y son una marca estructural que cierra la progresión y preparan para volver a empezar, como muestra el ejemplo en el tono de A (Fig. 1). Todos los grandes guitarristas del género le han prestado atención, hasta el punto que, en algunos casos, son un rasgo distintivo de su personalidad musical.






Existen diferentes modalidades de turnarounds, según se trate de un estilo u otro, o se esté tocando guitarra rítmica1 o solista. Es uno de los momentos clave en el desarrollo del solo, y acarrea cierta dificultad por la necesidad de articular una frase que cierre la estructura mientras los acordes cambian con rapidez. Un recurso que se utiliza frecuentemente es reconocer la importancia del último acorde (E7 – V), por lo que muchas frases terminan en la fundamental del mismo. Una manera de interiorizar el proceso consiste memorizar y utilizar frases clásicas para que a través de la imitación se vaya perfeccionando.











1 comentario:

  1. Si vas a copiar material de una manera tan obvia no estaría de más que pusieras la fuente.

    www.marioabbagliati.net

    ResponderEliminar